Té blanco

El té blanco es un tipo de té de los muchos que hay, este hace poco era bastante desconocido, pero a medida que paso el tiempo, se volvió más popular, debido a sus propiedades extraordinarias, es un té que está muy poco procesado, tiene un cuidado suficientemente minucioso, y necesita un clima bastante específico para poder crecer. China hoy en día es el principal productor de té blanco en el planeta. Este se obtiene a partir de las yemas y hojas tiernas de la planta "Camellia sinensis" la misma planta donde se extrae el té tradicional.

Taza de té blanco
Estas yemas y hojas se marchitan, luego se secan al sol y son ligeramente procesadas, esta ultima acción es lo que distingue al té blanco de los demás, es lo que le da su sabor tan característico, y lo que hace que tenga una reducida cantidad de cafeína. Esta manera de secado, resulta en una hoja blanca que al momento de hacer un té, sale muy cristalino, por eso se le llama té blanco.

Propiedades y beneficios del té blanco

 

Como es procesado por la misma planta del té verde, estos comparten muchas similitudes, pero acá te mostraremos las características más distintivas del té blanco, que puede que sean muy parecidas al té verde.

Potente antioxidante

Uno de los beneficios para la salud, es que es un potente antioxidante, mucho más que cualquier otro tipo de té. Este poder antioxidante nos permitirá, prevenir el cáncer (formación de tumores), prevenir el envejecimiento prematuro, sobre todo en personas que abusan de medicamentos, drogas o alcohol.

Cabello y piel

Si quieres que tu cabello brille o que tu piel parezca como la de una persona de 20 años, este té es para ti, es tan bueno para la piel que inclusive se usa para cualquier inflamación de la misma, por ejemplo si te quemas en la cocina, o no usaste bloqueador en verano o cualquier infección por hongos o bacterias que puedan afectar tu cuero cabelludo, que hoy en día son muy comunes, una taza de té de manera recurrente puede ser muy beneficiosa a corto y largo plazo.

Además los minerales que aporte el té blanco favorecen la producción de colágeno y elastina haciendo que el cabello sea más resistente, que no se caiga con facilidad, pero que también que el cabello crezca nutrido, con volumen, brilloso y sedoso. 

Entonces el té blanco lo usaremos para que el cabello sea bonito, purificar la piel, por problemas biliares, o las manchas causadas por la edad o el sol, evita el problema de arrugas, o uñas muy quebradizas, lo que hace el té blanco en general es rejuvenecer a la persona, por sus propiedades antioxidantes.

Excelente para el sistema cardiovascular

Para problemas de circulación como varices, hemorroides, problemas donde se fabrican muchos coágulos, o hipertensión, el té blanco entra como anillo al dedo, la diferencia con las otras variedades de té, es que este tipo de té no sube la presión arterial, y de hecho ayuda a que la tensión arterial vaya disminuyendo, se controla mejor, entonces gente con hipertensión pueden consumirlo con toda confianza.

Digestión

El té blanco es excelente para digerir mejor los alimentos, sobretodo en personas que sufren de estreñimiento, colitis, gastritis y demás, esas personas al momento de estar estreñidas no absorben correctamente los nutrientes, aquellos que tienen gastritis o colitis, no aprovechan al máximo los alimentos, entonces con el té blanco evitaremos la fermentación de los alimentos, evitaremos los gases intestinales, mejoraremos la manera de digerir los alimentos, y al momento de tener una digestión más rápida, el cuerpo absorbe mejor los nutrientes, y los utiliza de manera efectiva, es decir, aprovechamos al máximo los alimentos y nos evitamos la inflamación, eructos y todas las molestias que ocurren después de comer.

Colesterol

Ayuda a controlar los niveles de colesterol y triglicéridos, para personas que tienen que ya tienen problemas de colesterol elevado en el torrente sanguíneo o hígado graso. Además el té blanco contiene compuestos conocidos como catequinas, los cuales disminuyen la placa ateroesclerótica, evitando así problemas de salud graves como accidentes al cerebro o al corazón.

Ánimo

El té blanco tiene propiedades que nos ayuda a tener energía durante todo el día, pero aunque es una planta que nos va a mantener alerta, y a la  vez relajara nuestro sistema nervioso, es decir, nos relaja sin provocarnos sueño ni cansancio, entonces puedes estar al pendiente de tus actividades,  sin alterarnos o preocuparnos. Seguimos al pendiente pero al final del día llegamos a casa con menos estrés y hacemos las cosas más a gustos, ya que el té blanco estimula la producción de serotonina y dopamina, estas moléculas están presentes en nuestro cerebro y son neurotransmisores que ayudan a tener sensación de alegría, enamoramiento y felicidad.

Contraindicaciones del té blanco

El té blanco para sorpresa de muchos, y a diferencia del resto de tipos de té,  casi no presenta ningún tipo de contraindicación, aunque este presenta teína y cafeína, que son peligrosas para embarazadas e hipertensos, tienen muy poca concentración, por ende personas con problemas con la cafeína, pueden consumirlo pero siempre con moderación, no más de 2 tazas.

Un efecto secundario del consumo de té blanco en exceso, puede causar bajas en los niveles de potasio, desencadenando una serie de síntomas desagradables como nauseas, diarrea, vomito, entre otros. Estos casos son bastante aislados ya que para llegar a tener una baja de potasio solamente por consumo de té blanco, tienes que tomar muchísima cantidad, por esto te decimos, moderación.

Lo siguiente no es una contraindicación pero siempre es bueno saberlo. el té blanco reduce la absorción de hierro, por ende personas que son vegetarianas estrictas, veganas o sufren alguna patología como anemia, es recomendado no consumirlo.

¿Cómo preparar té blanco?

 Hay ciertos pasos a seguir y cosa a tener en cuenta para sacarle el máximo provecho a tu infusión y disfrutas al máximo el poder del té.

  1. Temperatura: La temperatura del agua debe oscilar entre 70-80 grados, estas temperaturas  evitaran que tu té se oxide, y esta es la característica que hace único al té blanco,(te dejamos un termómetro más abajo) si no tienes un termómetro puedes verificar el interior de la tetera y ver si hay pequeñas burbujas que emergen hacia la superficie del agua, si es así, probablemente la temperatura será cercana a los 70-75 grados.
  2. Tiempo de reposo: El tiempo que tienes que dejar tu té en contacto con el agua caliente, es alrededor de 2 a 8 minutos, si quieres un sabor más fuerte, déjalo reposar cerca de 7-8 minutos, ahora si quieres un sabor más suave, déjalo reposar entre 2-4 minutos.
  3. Cantidad: Se recomiendan entre 0.5-1.0 a 2 gramos por cada 200 ml de agua o por cada taza.
  4. Abocar: Al momento de abocar el agua sobre el té, que esta no toque directamente al té.
  5. Probar: Prueba más de un té blanco, estos tienen sabores y aromas distintos, tienes que elegir el que más te llame la atención.
  6. Disfrutar: Tú sabes cómo disfrutas mas el té.

 

¿Cuál té blanco comprar?

El té blanco es el té más complejo en cuanto a su sabor, es una bebida bastante refrescante, con sabores florales muy tenues, en esta elección solo te elegir a ti, según el tamaño de la hoja, el precio, aroma, procedencia, sabor, textura, color etc. Ya que la elección es tan compleja, te dejamos una comparativa de los distintos tipos de té además de un surtido de té blanco para que veas cual se inclina a tu persona.

 

Ane Enríquez
Ane Enríquez

Irene Barraza
Irene Barraza

Álvaro Borrego
Álvaro Borrego

Ángel Calvo
Ángel Calvo

Té blanco
5.00 (100%) 4 Votos
Deja un comentario